Alternativas para la búsqueda de empleo

06.11.2018 0 Por admin

Llevamos ya unos cuantos años de crisis, puesto que su comienzo se sitúa entre los años 2007 y 2008, con la caída de Lehman Brothers y la posterior explosión de la burbuja inmobiliaria.
En estos años, hemos visto cómo muchas personas se han quedado sin trabajo, y les ha resultado muy difícil regresar al mundo laboral.


El paro, que llegó a estar en España alrededor del 8% entre los años 2005 y 2007, se disparó por encima del 25%, y aún hoy ronda el 20%. Si segmentamos la población, encontramos, por ejemplo, que los jóvenes incluso salen peor parados, pues la tasa de paro juvenil roza el 50%.
Cómo buscar empleo
Hace algunos años, era habitual encontrar en los periódicos multitud de anuncios de empleo. Los domingos, los diarios solían traer una amplia sección dedicada a este tema.
Posteriormente, la expansión de los teléfonos inteligentes y, en general, del acceso a Internet, trajo consigo el nacimiento de diversos portales de empleo.

En España también es importante otra forma tradicional de conseguir empleo, los contactos. Ya sea a través de Internet (o, en concreto, de las redes sociales), o mediante contactos personales, puede ser una buena forma de contactar con empresas que buscan cubrir un puesto de trabajo.
Autoempleo
Pero, ¿qué sucede cuando alguien busca y busca, y no encuentra, a pesar de poner todos los medios a su alcance?
En ocasiones, una buena alternativa es la de hacerse autónomo o freelance. En definitiva, trabajar por nuestra cuenta. Quizás no sea la panacea (o puede que sí, si te lo montas bien), pero es una buena opción para obtener unos ingresos y seguir profesionalmente activo.
Además, si se quiere iniciar una actividad como autónomo, se puede pedir el pago único de la prestación por desempleo (si se tienen al menos 3 meses de paro), que es una buena forma de iniciar un negocio.
Montar un negocio por Internet
Montar un negocio es una idea atractiva, pero muchas personas la desechan, porque supone una inversión que no pueden acometer. En este caso, una buena opción puede ser la de emprender a través de Internet.
La Red nos ofrece varias posibilidades para monetizar nuestros conocimientos: desde vender cursos de formación, infoproductos, ebooks, publicidad, redacción de artículos… Hay multitud de opciones.
Una de las alternativas más interesantes puede ser el marketing de afiliación. A través de este sistema, cualquiera puede hacer una web temática centrada en un tipo de aparatos, y escribir artículos sobre ella. Por ejemplo, si alguien quiere comprar una aspiradora, y llega a una web de ese tipo, es posible que la información que encuentre en ella refuerce el interés que tenía en determinado modelo. Si pincha en un link de afiliado (que tendrá un código añadido), el dueño de esa web se llevará una comisión.